Thin Content: Qué es y qué tipos existen

Thin Content: Qué es y qué tipos existen

En la carrera por ganar más visitas, algunos creadores de contenido se van por los “atajos” generando contenido pobre o Thin Content como se le conoce.

¿Qué es el Thin Content? ¿Cómo evitarlo? ¿Qué tipos existen? Y ¿Qué hacer si ya lo tienes en tu web? Todo esto se responde en este post, con la idea de que evites penalizaciones en tu web y alcances los primeros lugares.  

Definición de Thin content

Thin Content es el término acuñado por Google para identificar el contenido de poco o nada de valor informativo.

Los parámetros que califican un contenido web como pobre son varios, pero en esencia, la norma es que los algoritmos de Google analizan el contenido y lo cualifican para ubicarlo entre los resultados de búsquedas.

El Thin Content es catalogado como algo negativo porque la idea es que el contenido de los post sea útil para los usuarios, no es solo generar contenido por generarlo, debe brindar una solución. Por lo que es justo que los buscadores manejen parámetros que filtren los resultados y que haya consecuencias para los creadores del Thin Content y sus web.

Tipos de Thin content

Tipos de Thin Content

Veamos los tipos de contenido pobre que hay hoy día en internet.

Doorway Pages: En español “Páginas de entrada”. Son las web sobreoptimizadas con palabras clave que solo persiguen un mejor posicionamiento sin generar ningún contenido realmente valioso.

La idea es indexar tantas keywords como sea posible para que así Google posiciones la página entre los primeros lugares, así el usuario ingresa a la página en la que encontrará, no la respuesta que busca, sino un enlace hacia otra web menos relevante en el SEO.

Contenido robado: Cortar y pegar, esta es la técnica de este tipo de Thin Content. Se le cataloga como pobre porque, aunque sea instructivo e informativo, no es original.

Obviamente, los contenidos se parecerán mucho dependiendo del tema, pues son lo que son sin importar quién los escriba, pero siempre tendrán un toque diferenciador del resto; mientras que el contenido robado es idéntico, palabra por palabra.

Contenido duplicado: Este es un tanto diferente al anterior porque no se trata de sacar el contenido de una web ajena, sino copiar el de una misma web. Esto se suele ver en las tiendas online donde dos o más productos comparten la misma descripción, letra a letra, aunque los productos sean diferentes.

Contenido automatizado: Existen muchas herramientas que generan contenido de forma automática, lo cual sin dudas ahorra mucho tiempo y esfuerzo. El problema es que la coherencia en estos posts es pobre o hasta nula, así que no tendrá ningún valor.

¿Son los artículos cortos Thin Content?

Se han creado rumores respecto a las prácticas consideradas Thin Content que han distraído la atención de las que en verdad lo son. El clásico ejemplo es la creencia de que un post con una extensión menor a las 300 palabras será catalogado de contenido pobre. ¿Es esto así? La respuesta es NO.

Resulta que la extensión del contenido sin dudas ha de variar en función del tema y de la necesidad de contenido específico del usuario.

Por ejemplo, un usuario que solo introduce las palabras “Thin Content ” en el buscador, tal vez está en busca de un contenido general y abarcador sobre el tema, lo cual pudiera ser: características, tipos, ventajas y desventajas, etc. Mientras que si su búsqueda es “qué es el Thin Content ” Google interpreta que su consulta requiere un contenido directo, así que puede ofrecer como primeros resultados post que solo cuenten con la definición, sin importar que este sea de 200 palabras.

¿Por qué no usar Thin content?

No queda dudas entonces de que el Thin Content no es algo positivo en ningún caso, y esta se convierte en la primera razón por la que no debes usarlo.

Además, generar este tipo de contenido generará inconformidad en los lectores, pues no se sentirán satisfechos con lo que lean. ¿Y por qué debería interesarte la satisfacción del visitante? Porque de no sentirse contentos pudieran no regresar jamás a tu web, recomendarla e incluso afectar tu posicionamiento.

En este sentido, en primer lugar la tasa de rebote se incrementa, es decir, la cantidad de usuarios que abandonan la página a los 3 segundos de haber ingresado a ella. Ya que con un simple vistazo notará que el contenido no es lo que busca, saldrá de la página.

De esto se dará cuenta Google quien irá ubicando tu sitio web un peldaño más abajo, y así sucesivamente hasta que ya no sea relevante el contenido.

En cuanto al contenido duplicado y al robado, este se detecta con tanta facilidad que solo resultará en una pérdida de tiempo, así que es mejor generar contenido original desde el inicio, el cual será remunerado con tasas de rebotes bajas y mayor conversión.

Ya por último, el contenido generado por automatización es todavía más notorio que el robado o duplicado, pues los algoritmos actuales ya son capaces de diferenciar la coherencia de los textos. La razón para evitar esta práctica es que solo así se podrá mantener a flote la web sin ser penalizada.

¿Qué hacer si ya tienes Thin content en tu blog?

Pero ¿y si estás leyendo esto y te das cuenta que algo de tu contenido califica como contenido pobre? Bueno, aún tiene solución. De hecho, hay varias.

Lo primero es identificar la razón por la que se está catalogando de Thin Content cierto texto, es decir, si empleas una herramienta para localizar contenido duplicado está te indicará si es en tu web o en una ajena.

Si el contenido está duplicado en tu propia web, puedes priorizarlo según las categorías que crees en tu web, así Google entenderá que la información es útil, solo que se accede a ella desde dos categorías; o podrías eliminar el duplicado y crear un nuevo contenido.

Si el caso es que tu contenido es robado, algo que puede pasar cuando se contratan redactores externos; la solución es eliminar el contenido o ponerte en contacto con el dueño original y concretar con este la inclusión de un enlace hacia su contenido.

¿Y si el contenido es tuyo y otro lo robó? En ese caso la solución es la misma, solo que a la inversa, o sea, debes ponerte en contacto con el dueño del sitio que plagió el contenido y pedirle que lo borre. Si no lo hace, debes denunciarlo a Google, aunque también se puede llegar al arreglo antes mencionado: insertar un enlace en la web del otro para redirigir visitas a tu web.

Pero ¿y si TODO el contenido de mi web es Thin Content? Pues en ese caso te espera un arduo trabajo para poder recuperarte sin sufrir ninguna penalización o cualquiera de los efectos negativos del contenido irrelevante.

Queda muy claro que la solución al problema del contenido pobre es el trabajo diligente y original desde el inicio. Así que no desperdicies tu tiempo y recursos en prácticas dudosas, garantiza el éxito de tu proyecto web con páginas libres de Thin Content.